Cómo elegir mi moto

Suena el teléfono:

– Hola Albert. Quiero comprarme una moto y quiero que me aconsejes. Me gusta la Suzuki GSX-R1000…

– Hola. ¿Qué uso le vas a dar a la moto? ¿Vas a ir al circuito?

– No, es para salir los domingos y también para desplazarme por la comarca y la ciudad.

– Creo que esta moto no es la que necesitas. Quizás prefieras algo más polivalente, una KTM 1290 Super Duke R, por ejemplo; también tiene mucha potencia, pero es más llevadera y menos agotadora.

– Ya, pero la Suzuki es la que me gusta.

Estas conversaciones son bastante habituales por la condición de estar trabajando en la prensa especializada durante años, que por supuesto contesto a todas, pero curiosamente la mayoría de los que me consultan no suelen hacerme caso y finalmente se compran la moto de la que están ciegamente enamorados. Meses más tarde me encontré al amigo y le pregunté qué moto finalmente se había comprado. Por supuesto, se quedó la GSX-R1000. Me explicó lo potente que era, la brutal aceleración y destacó el sonido y su estética agresiva. Le di la enhorabuena. Pasado un año volví a encontrármelo y me confesó que ya había vendido la Suzuki y se había comprado la KTM. Estaba tan contento del cambio que no le salían las palabras. Me dio la razón. Está claro que la parte emocional es muy importante y tiene un peso importante ante la decisión de elegir la moto que deseáis, pero que no siempre es la que necesitáis.

Cuando alguien decide hacer el paso para comprar una moto puede ser por distintos motivos. El primero, porque nunca la ha podido tener anteriormente, y por tanto comprará una moto inadecuada por exceso de deseo, y seguramente sufrirá la falta de experiencia. El segundo, porque necesita un vehículo para desplazarse con agilidad. Este probablemente será el que considere más los pros y contras. El tercer motivo, porque quiere usarla deportivamente, seguramente la usará también para alardear. En cualquiera de los casos, uno no está obligado a usar ninguna pauta lógica antes de gastarse su dinero, puede comprarse la moto más exigente y cara del mundo solamente para tenerla en el salón de casa, y no pongo objeción alguna, pero para la mayoría de mortales lo mejor es que tengamos un momento de razonamiento y pongamos en la balanza la razones que pueden ser definitivas para acertar en la elección.

Las consecuencias de no acertar en la elección de la moto, puede ser fatal en la mayoría de veces, ya que una moto es una máquina peligrosa si no se usa adecuadamente, por el contrario, si acertamos en la elección, disfrutaremos al máximo de experiencias únicas y sin duda estaremos conectados a la moto para siempre. El mejor camino para saber qué moto os conviene es empezar con motos de pequeña cilindrada, hasta ir evolucionado juntos en una relación directamente proporcional entre madurez y potencia. En el caso de no haber podido tener esta suerte y la moto la necesitáis o la queréis sin haber pasado toda esta evolución, lo mejor es hacer caso a los expertos o consultar los medios especializados solventes. Os aconsejo dejar de lado los foros y consejos de amigos cercanos sin autoridad. También es importante asistir a cursos de conducción, tanto los que no tienen experiencia como los que sí. En este aspecto siempre se está aprendiendo. En estos centros se enseñan muchas cosas elementales y en distintos niveles de experiencia; además de estar al día de las nuevas tecnologías en seguridad y electrónica, y es absolutamente necesario para poder aprovechar vuestra moto al máximo y minimizar riesgos.

En un curso deportivo de conducción, me llega un grupo reducido de principiantes de chicos y chicas que querían iniciarse en el circuito; entre ellos una chica muy animada con una Honda VF750 me cuenta que la carretera se le queda pequeña y que quiere aumentar su nivel. Después de algunas explicaciones teóricas al grupo, éste va a la pista bajo supervisión mía como instructor. Después de la primera tanda, hablo con ella para interesarme por su bajo rendimiento y me contesta que es la primera vez, etc., etc. Durante el resto de las tandas, el resto del grupo evoluciona adecuadamente, mientras que la chica se estanca. Le pregunto cuál ha sido su experiencia en moto anteriormente, y me cuenta que esta es su primera moto. ¿Una 750 cc de más de 100 cv, pesada, y con un estado de puesta a punto dudoso, con unos neumáticos inadecuados? Es imposible aprender con esta moto…

Le aconsejé que guardarse la moto o la vendiera, y empezar con una moto más ligera y de menor potencia para poder aprender y evolucionar. Le aseguré que sin ese paso atrás, nuca podría hacer pasos hacia delante y aprender a controlar una moto así. Estaba claro, pero lo más curioso, y esto vale para mucha gente en este país, hizo caso omiso a mis consejos, e insistió en que en la carretera ella era la repera. Os aseguro que esta chica estaba inmersa en un autoengaño clamoroso. Por desgracia, esta actitud está muy arraigada en mucha gente que pretende creer que ir en moto es algo sencillo. Conducir bien una moto es tremendamente complejo y se necesitan años de experiencia y actitud positiva, ya que existen miles de variables, entre práctica y tecnología, esperando para ser aprendidas; en consecuencia, una buena elección, y sobre todo una actitud sincera, será elemental para disfrutar de la moto.

Solo para que tengáis algunas pautas de decisión, esto es lo que suele pasar. Lo más habitual es caer en el error de comprase una moto más potente de lo necesario, incluso para el uso en el circuito. Vamos a hacer una comparación real de lo que pasa. Quieres la moto más top, de más electrónica y más potencia del mercado, te encanta, tienes el dinero y sueñas con ella. Te ves surcando curvas y curvas a todo gas, pero la realidad es otra. Si te paras tan solo un instante a medir la velocidad que puedas conseguir en un tramo de carretera de montaña, sea con la moto que sea, te darás cuenta de que mayormente se pasan como máximo a unos 80 km/h, y la mayoría entre 50 ó 60km/h. Si mides la distancia de curva a curva verás que apenas tienes tiempo de acelerar, ya que tendrás que frenar súbitamente, y sin dejar de lado que la velocidad máxima legal en la autopista es de 120 km/h. La moto que deseas actualmente, llega a los 200 CV y tiene control de tracción en 8 niveles, etc., etc. ¿Serás capaz de aprovechar tan solo el 20 ó 30% de la moto? Te aseguro que no. Además, vivirás tal frustración por ello que odiarás en pocos días la moto de tu sueños, y eso sin confesar que durante tu primera salida, te adelantó todo un grupo de motos de 300 cc. Lo mismo pasa en el circuito. Allí sí se puede correr mucho, pero parar con precisión una moto desde los 300 km/h hasta los 80 km/h o acelerar a fondo es una tarea que precisa conocimiento, mucha experiencia, mucha práctica, puesta a punto y un buen mantenimiento. Sé sincero, y piensa si eres capaz de hacer todo eso. Si no lo puedes hacer, en vez de disfrutar, en el mejor de los casos, lo vas a pasar mal.

También puede pasar que queráis una moto para desplazaros, de uso urbano e interurbano. Es importante que esta moto tenga ABS (en las ciudades es donde existe más riesgo de accidente), que sea una moto limpia, de poco mantenimiento, fiable y de poco consumo. El dilema surge cuando se os viene a la cabeza que la queréis también usar para salir los domingos, para hacer ruta, con la pareja o con los amigos y quizás se os queda corta. No hay ningún problema. Cualquier moto con tan solo 60 ó 70 cv es capaz de aportar muchas sensaciones. Sin ninguna duda aprovecharéis el máximo de sus prestaciones. Esto os dará la satisfacción y la sensación de dominio, de usar todo el potencial de vuestra moto y lo más importante, con mucho más control.

Supongamos que ya habéis acertado con la moto, ahora toca acertar con los neumáticos. Si la moto es nueva, poca cosa habrá que decidir, pero si es de segunda mano tendréis que estar bien atentos. Las motos nuevas se entregan con neumáticos homologados por el fabricante y con las presiones correctas. Además Continental usa una tecnología de vulcanización, TractionSkin, que aunque no se haya rodado un km, su agarre está garantizado, ya que no hay que sacarle esa capa habitual tan desagradable y que patina tanto que usan el resto de marcas. Las homologaciones entre fabricantes de motos y neumáticos son operaciones de un largo periodo de pruebas y totalmente garantizada, por tanto, hay que estar totalmente confiado en que el neumático de la moto que hayas adquirido funcionará correctamente. Si la moto es una superdeportiva, el neumático será superdeportivo, si la moto es una turística, podrás realizar muchos kilómetros con la máxima garantía, y si es una moto de uso urbano, será capaz de adaptarse con facilidad y sobre distintas superficies con total eficacia.

La duda llega cuando la moto que compráis es de segunda mano, o queréis usarla para otros cometidos distintos a su uso original. En ese momento hay que consultar a los expertos. La primera recomendación es comparar las medidas y tipo de neumático con los originales que la moto llevaba en origen. Esto lo podéis consultar y contrastar en la misma ficha técnica de la moto o en el catálogo de instrucciones original. Si no coinciden, la recomendación es cambiarlos lo más pronto posible para que la moto se comporte como debe. Si queréis aportar a vuestra moto un plus de rendimiento en agarre o kilometraje, acercaos al proveedor de neumáticos habitual para que os asesore. También podéis consultar los comparativos de neumáticos publicados en revistas especializadas, pero lo que es completamente necesario es que conservéis las medidas originales. Si modificáis estos parámetros, cambiaréis las geometría de la moto, sus movimientos se modificarán y perderéis capacidad de tracción, manejabilidad, y estabilidad.

Ahora ya tenéis más argumentos para, al menos, tener unos momentos de reflexión antes de malgastar vuestro dinero. Pensad un poco y mezclad la pasión con la razón, la mejor fórmula para conseguir la moto adecuada.

Albert Escoda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Le recordamos que para escribir comentarios en conti-moto-blog.es debe aceptar nuestro Aviso Legal y nuestra Política de Privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Continental tires España S.L.U.
  • Finalidad: Gestionar el envío de información y promociones interesantes relacionadas con la empresa y su actividad.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado. Puedes revocar tu consentimiento en cualquier momento desde los emails que recibirás o escribiéndonos a newsletter@conti-moto-blog.es.
  • Destinatarios: Tus datos estarán almacenados por Mailchimp (The Rocket Science Group LLC), nuestro proveedor de email marketing. Es una de las empresas más seguras y reconocidas a nivel global, acogidos a Privacy Shield.
  • Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así entre otros, como se explica en la información adicional

Puedes ver más información en nuestra Política de Privacidad