Viajar en moto es una experiencia reservada para los más tenaces ya que, aunque parezca una actividad agradable, exige una preparación especial, no puede viajar cualquiera. Estar sentado en una moto durante cientos de kilómetros se convierte en fatigoso e incluso monótono, y si además se viaja con pasajero, el esfuerzo es mucho mayor. Es verdad que las motos actuales diseñadas específicamente para viajar y los elementos de comunicación, como los intercomunicadores, convierten el viaje en más placentero y agradable, pero sigue siendo una actividad que requiere preparación y previsión.

Desde mi humilde punto de vista, La moto, sirva para divertirse o para viajar, está inventada para ir solo, ya que es cuando se le puede sacar más partido y se puede controlar mejor. Sin embrago, a lo largo de la historia motociclista, el uso de la motocicleta ha ido evolucionando, y además de usarse como instrumento de recreo se ha utilizado como vehículo de transporte, y en consecuencia, para llevar pasajeros e incluso carga. En esta evolución ha jugado un papel importante el desarrollo de la tecnología, especialmente la de los neumáticos, suspensiones, elementos de navegación y espacios para equipaje, que han facilitado enormemente que el viaje sea más accesible y atractivo.

En algunos posts anteriores ya hemos hablado de mantener y utilizar las suspensiones correctamente y de usar los neumáticos y presiones adecuadas cuando sobre la moto viajan conductor y pasajero, además del equipaje. Hay que tener en cuenta la fuerza del muelle, numeración que está impresa sobre el mismo muelle, y adecuar la precarga del mismo para que la suspensión actúe sin excesos. El neumático también tiene que ser específico para soportar más peso, y si no lo es, por que el uso no es siempre conducir con pasajero, habrá que aumentar la presión del mismo y ajustar la suspensión momentáneamente. Si no contáis con esta previsión, lo que provocáis a la moto si la cargáis con más peso en la parte trasera, es el levantamiento de la horquilla, y en consecuencia, privar de dirección y capacidad de giro a la moto. Además, exigiréis al neumático trasero un sobre esfuerzo y desgaste extraordinario y aumentaréis el peligro de pérdida de adherencia y control de la moto.

Cuando tengáis la moto a punto para usarla y compartirla con el pasajero, tenéis que utilizarla correctamente y conducir de manera distinta a la conducción individual, ya que hay muchas variables entre cambios de peso, inclinación, y frenadas. Hay que hablar con el pasajero y concienciarlo para que se comporte correctamente, y que intente convertirse parte del conductor como un único cuerpo. Para ello hay que pegarse al máximo, agarrarse con una mano en la parte abdominal del conductor, la otra en la abrazadera lateral trasera de la moto y los pies y rodillas presionadas. Existen accesorios complementarios que se instalan en el depósito, como agarraderas extras para el pasajero o respaldos, que aumentan la seguridad del pasajero y alivian la presión de la inercia de su cuerpo sobre el conductor. En las frenadas, el pasajero tiene que apretar las rodillas sobre las caderas del conductor y hacer fuerza con la mano de la abrazadera, o sobre el accesorio sobre el de pósito. A su vez el conductor tendrá que ser especialmente suave en las aceleraciones, ya que el pasajero estará en suspensión. En las inclinaciones, el pasajero tendrá que seguir el mismo ángulo que marque el cuerpo del conductor, de esa manera facilitará los movimientos. Si el pasajero hace lo contrario para contrarrestar la sensación de inclinación por miedo, lo único que provocará es que el conductor pierda el control sobre el giro. Esta parte es especialmente importante en cumplir ya que algunos pasajero son incapaces de realizarla. Es responsabilidad del conductor que el pasajero no pase miedo. Si el pasajero es novato hay que tranquilizarlo, y procurar que se vaya acostumbrando poco a poco a los movimientos de la moto.

Si seguís estas pautas, podéis estar seguros de que el viaje o el desplazamiento habrá sido agradable para ambos.

En el próximo post hablaremos de la distancia de seguridad, un tema desconocido para la mayoría de conductores.

Conti Tester

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *