Viaje en moto a un mito del Tour de Francia

Continental ha unido su nombre a la Vuelta a España y al Tour de Francia. Convertido en patrocinador principal de estas dos grandes rondas ciclistas, la marca alemana efectúa así unas acciones paralelas en su compromiso de apostar por la seguridad en carretera, tanto en bicicleta como en turismos y motocicletas.

Muchas son las similitudes que unen a los motoviajeros con los aficionados del ciclismo en lo concerniente al magnetismo que despiertan las grandes cimas: para comprobarlo, solo hay que aventurarse a coronar cualquier puerto de montaña y muy especialmente los más renombrados, donde lo habitual es encontrar centenares de aficionados a este deporte. Ciclistas y motociclistas compartimos una misma pasión, por lo que no es de extrañar que unos y otros nos demos cita en lugares emblemáticos asociados a la Grande Boucle. Así que… nos planteamos que no sería mala idea poner a prueba los ContiTrailAttack 3 llevándolos precisamente hasta uno de los grandes santuarios del ciclismo mundial: el Alpe d’Huez (1.860 m).

Para que el test fuese todo lo completo que requiere un neumático tan evolucionado como este, hemos querido someterlo a una prueba de conducción real, rodando siempre a velocidades legales –pero no pausadas-, con moto cargada, en diferentes rangos de temperatura y también diversos terrenos (a pesar de su naturaleza puramente asfáltica). Como era de esperar, el TrailAttack 3 ha superado con nota el examen.

Siendo un convencido usuario del TKC 70 de Continental, compuesto que se ha demostrado infalible y casi insuperable en prácticamente cualquier superficie y condición de pilotaje, probar la nueva apuesta “trail” de Conti representaba cuanto menos un reto incierto. Heredero directo de la tecnología empleada en su antecesor –el ContiTrailAttack 2, que tan buenos resultados ha dado-, todo hacía presuponer que la estrategia de mejorar lo que ya se sabe que funciona iba a ser, una vez más, un axioma exitoso de la firma germana. Y así ha sido. El ContiTrailAttack 3 es aún más longevo, menos rumoroso, más ágil, manejable y estable, y en definitiva aún más fiable, también en superficies mojadas gracias a la tecnología RainGrip. Montado en una BMW R 1150 GS Adventure cargada de equipaje, los neumáticos han estirado su vida útil hasta los 15.000 kilómetros, demostrando que el concepto MultiGrip hace su trabajo de maravilla. Han pisado asfalto bueno, regular, malo y muy malo; pavimento roto e incluso algunos tramos de pista. Y han trabajado bajo temperaturas que han oscilado entre los -5ºC y los 40ºC. Siempre han cumplido con su misión: otorgar confianza y estabilidad en el pilotaje.

Partiendo desde Toledo y con jornadas que en ocasiones se prolongaban durante más de 10 horas, los ContiTrailAttack 3 han cruzado los Pirineos, han zigzagueado por los angostos serpentines de alquitrán de medio continente, se han encaramado a algunas de las carreteras de montaña más espectaculares de Europa… y han llegado en su punto óptimo de funcionamiento fieles a su cita con las 21 curvas de herradura del Alpe d’Huez.

La mítica cima francesa es un imán para los amantes del ciclismo, que tratan de emular las gestas de grandes campeones como el francés Bernard Hinault, el italiano Marco Pantani o el español Carlos Sastre, vencedores todos ellos de etapa. Situado sobre el bonito pueblo de Bourg-d’Oisans, en apenas 13 kilómetros los escaladores salvan un desnivel que supera los 1.000 metros para alcanzar la estación de esquí que culmina un trazado convertido en meca del ciclismo mundial.

No obstante, existen otras formas de llegar hasta el Alpe d’Huez… y como están ahí, por supuesto decidimos probarlas: es posible atacar al coloso desde el este, a través de Mizoën y el solitario col de la Sarenne, un hermosísimo paso ubicado en el macizo de las Grandes Rousses. Hay que ir con precaución, ya que no es extraño encontrar piedras de considerables dimensiones en la carretera, fruto de inesperados desprendimientos. Por el norte, conectando con Saint-Étienne-de-Cuines, también sobrevolamos los profundos valles que rodean los departamentos de Isère y Saboya. Poder conducir con nuestras motos sobre las alturas de estas majestuosas montañas es una experiencia indescriptible.

Pero hay otras maneras de mirarle a los ojos al Alpe d`Huez; en este caso desde la distancia. Ascendiendo por el sur hasta Villard-Reymond, en una carretera (¿?) no apta para cardíacos. Pero esta es otra historia… que tal vez contemos en una próxima ocasión.

Quique Arenas.
www.motoviajeros.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Le recordamos que para escribir comentarios en conti-moto-blog.es debe aceptar nuestro Aviso Legal y nuestra Política de Privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Continental tires España S.L.U.
  • Finalidad: Gestionar el envío de información y promociones interesantes relacionadas con la empresa y su actividad.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado. Puedes revocar tu consentimiento en cualquier momento desde los emails que recibirás o escribiéndonos a newsletter@conti-moto-blog.es.
  • Destinatarios: Tus datos estarán almacenados por Mailchimp (The Rocket Science Group LLC), nuestro proveedor de email marketing. Es una de las empresas más seguras y reconocidas a nivel global, acogidos a Privacy Shield.
  • Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así entre otros, como se explica en la información adicional

Puedes ver más información en nuestra Política de Privacidad