Cómo solucionar un pinchazo paso a paso

En nuestro blog os hemos dado todos los trucos e indicaciones para mantener los neumáticos de tu moto en buen estado. Es imprescindible estar atentos a su comportamiento, ya sea rodando o en parado, observar que la forma y el dibujo no están alterados, vigilar las presiones de forma continuada y un largo etcétera que os hemos ido contando a través de los consejos de este blog. Sin embargo, siempre hay factores externos que no podemos controlar y que nos pueden dar un susto estando en la carretera. Por ello hoy queremos contarte qué hacer en caso de un pinchazo.

Si mantienes tus neumáticos en buenas condiciones, podemos decir que sufrir un pinchazo es, simplemente, mala suerte. No es algo que pase de forma frecuente, pero tampoco es imposible. Por eso, tenemos que estar preparados ante estas situaciones. Estos son los pasos a seguir en caso de que te ocurra.

1. Apártate y señaliza

Aunque suene obvio, permanecer tranquilo es lo más importante que tienes que hacer ante un pinchazo. Cuando notes los síntomas de un pinchazo en tu neumático, no hagas movimientos bruscos o frenes de golpe, agarra el manillar con firmeza y reduce la velocidad gradualmente frenando con la rueda que está en buen estado.

Una vez hayas puesto las luces de emergencia (o en su defecto, el intermitente derecho) y estés preparado para abandonar la vía por la que circulan el resto de conductores, busca un lugar seguro para parar la moto. Si estás en la ciudad, para en el primer lugar que encuentres que no suponga un peligro o entorpezca el tráfico, señalizando con el intermitente como harías en cualquier otra ocasión. Si estás en una carretera nacional o autopista, lo ideal sería llegar hasta un área de descanso. Lo más habitual es que el neumático se haya pinchado con un elemento punzante que hace de tapón y el aire sale de forma lenta. Esto hará que no sea algo brusco, tengas tiempo para reaccionar y llegues a un lugar seguro a tiempo.

En el caso de que no notes la seguridad para llegar a una vía de servicio, trata de buscar un arcén ancho. Lo primero que debes hacer al bajar de la moto -tratando de no invadir la vía- es ponerte el chaleco reflectante, si es que tienes. Este elemento no es obligatorio en las motos, aunque sí recomendable. Otra opción es uqe tu chaqueta de moto cuentes con partes reflectantes. En las motos normalmente no portamos los triángulos, por lo que las prendas reflectantes son la única forma de alertar de nuestra presencia al resto de conductores.

2. Y ahora, ¿qué hago?

Si fuéramos en coche las cosas serían muy sencillas, cogeríamos el neumático de repuesto que debemos (aunque ya no es obligatorio) llevar en el maletero y nos dispondríamos a cambiarla allí mismo. Sin embargo, en las motos esto no es posible. Lo que tendrás que hacer es intentar llevar a cabo un arreglo provisional, repetimos, PROVISIONAL. Una vez un neumático ha sufrido un pinchazo es muy importante que lo cambiemos lo antes posible. Aunque un arreglo nos permitirá hacer algunos kilómetros más, no nos va a garantizar seguridad ni que la goma preste las prestaciones para las que ha sido creada.

Aunque no podemos llevar un neumático de repuesto, sí que podemos ser previsores y portar siempre con nosotros (en el caso de que lleves baúl o debajo del asiento si tienes un scooter) algunos productos que nos pueden servir de ayuda: kit antipinchazos o un spray de espuma.

El spray de espuma sirve para pequeños pinchazos (y repetimos, ¡es una solución temporal!) y para neumáticos tubeless o sin cámara. Lo primero que hay que hacer es buscar si el objeto sigue clavado o no. Si sigue clavado es muy importante no quitarlo ya que esto podría provocar que le neumático perdiera aire de forma más rápida. Una vez localizado el pequeño agujero, tendremos que conectar el spray con la rueda a través de la válvula de inflado y a continuación, apretar el pulsador hasta que toda la carga del bote se haya introducido en la parte interna del neumático. Lo que hace es introducir un líquido por la válvula que se expande y se solidifica hasta sellar el pinchazo, impidiendo así la salida del aire del neumático.

En cuanto a los kits antipinchazos, normalmente constan de tenazas (para quitar el objeto clavado), pegamento, punzón, aguja con punzón, cuchilla, tiras de goma, botella de gas comprimido y adaptador de las botellas de aire y estuche. En este caso nos dan las herramientas para retirar el clavo o tornillo clavado y rellenar el agujero con una pieza de material elástico y pegamento flexible. Los kits antipinchazos también llevan unas instrucciones para que te sea más fácil seguir los pasos correctamente.

Si no cuentas con ninguna de estas dos opciones, o has intentado arreglarlo y el neumático sigue perdiendo aire, es imprescindible llamar a la grúa y a los servicios de emergencia para que puedan asegurar la zona y no sufrir ningún peligro en el arcén.

3. Vuelve a la carretera con cuidado

Si has conseguido reparar el pinchazo de tu neumático es hora de que vuelvas a la carretera. Recoge todo lo que hayas utilizado para no dejar restos en la carretera y vuelve circulando a baja velocidad. Aquí debemos acudir al sentido común, circulando a una velocidad más prudente de lo habitual, pero sin entorpecer el tráfico o ponernos en peligro.

Volvemos a decir que esto es sólo una solución temporal para poder llegar a nuestro taller y llevar a cabo el cambio de neumático pertinente.

4. Revisa tu seguro

Si no has podido arreglar el pinchazo seguramente hayas tenido que tirar de tu seguro de moto. En cuanto a este tema, te queremos recomendar que te asegures de que tu seguro también cubre los problemas en neumáticos, ya que muchos de ellos los excluyen. Algunos de ellos solo cubren la reparación de urgencia (no el cambio), o solo el desplazamiento hasta el taller más cercano.

Para recibir ayuda por parte de tu seguro en caso de pinchazo tendrás que tener contratado la Asistencia en carretera. Esto supondrá una enorme diferencia económica a la hora de afrontar un pinchazo. Con esta cobertura tu seguro se encargará de recoger tu moto con una grúa y trasladaros al taller o, incluso en algunos casos reparar directamente el neumático, si es posible en el mismo lugar donde te hayas quedado parado.


Relacionado: Cómo elegir el neumático de moto perfecto en 5 pasos

Relacionado: ContiRoadAttack 4 y ABS en moto: ¿Qué tienen que ver?


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Le recordamos que para escribir comentarios en conti-moto-blog.es debe aceptar nuestro Aviso Legal y nuestra Política de Privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Continental tires España S.L.U.
  • Finalidad: Gestionar el envío de información y promociones interesantes relacionadas con la empresa y su actividad.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado. Puedes revocar tu consentimiento en cualquier momento desde los emails que recibirás o escribiéndonos a newsletter@conti-moto-blog.es.
  • Destinatarios: Tus datos estarán almacenados por Mailchimp (The Rocket Science Group LLC), nuestro proveedor de email marketing. Es una de las empresas más seguras y reconocidas a nivel global, acogidos a Privacy Shield.
  • Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así entre otros, como se explica en la información adicional

Puedes ver más información en nuestra Política de Privacidad